Turismo contra manglares

Fonatur y Semarnat apoyan cambio de uso de suelo en manglar Tajamar

Logo_Glocalfilia

GLOCALFILIA  ||  La Crónica de Hoy  ||  jueves 21 de enero 2016

1996_Carl.Sagan_charlieroseUna de las grandes preocupaciones de nuestro tiempo —decía el astrofísico y filósofo de la ciencia Carl Sagan— es que, si bien hemos construido un mundo con base en el inmenso poder de la ciencia y la tecnología desarrolladas por Homo sapiens, la inmensa mayoría de la gente es usuaria analfabeta de estos conocimientos. Lo cual incluye, salvo contadas y honrosas excepciones, a los líderes políticos y empresariales en el mundo. Lo cual explica en buena medida por qué produjimos un cambio climático, la sexta gran extinción de biodiversidad y la degradación ambiental global.

Quienes dirigen el mundo no saben tomar las mejores decisiones científicas y tecnológicas (fuentes renovables de energía en vez de combustibles fósiles, por ejemplo); en tanto que los ciudadanos de a pie, ignorantes de la información científica y tecnológica básica, son presas de cualquier charlatán que difunda ideas «científicas» erróneas con base en las cuales tome decisiones tecnológicas equivocadas. Recuérdese a George Bush hijo, quien no «creía» que el calentamiento global fuera resultado de una influencia humana; o el Senado norteamericano, que a principios de mayo 2015 votó a favor de esta creencia (como si los hechos científicamente demostrados pudieran estar sujetos a votación; Sarukhán: No quieren que “les caiga el veinte”).

En México, el analfabetismo científico y tecnológico domina la escena política y empresarial. El gobierno federal y los dirigentes de la Comisión Federal de Electricidad, por ejemplo, insisten que el gas natural es una tecnología «limpia» para generar electricidad, en tanto otorgan reducido apoyo al desarrollo de fuentes renovables de energía. Ninguno de los políticos a la vista entienden algo de termodinámica básica, o de ecología y el funcionamiento de la biosfera.

Y en estos días reaparecen en escena doctos ignorantes entre las filas del empresariado turístico y del Fonatur quienes, gracias al fallo de un juzgado de distrito en Cancún —que inhabilita un recurso de amparo para evitar la destrucción del manglar—, cambian uso de suelo forestal y destruyen más de 50 hectáreas de este importante ecosistema costero para construir el «Malecón Tajamar».

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) había interpuesto un recurso de amparo contra este proyecto el 31 de julio 2015, habida cuenta que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) realizada por Fonatur y presentada a Semarnat en 2005 omitía señalar la existencia de manglar. El Artículo 60 TER de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) prohíbe con toda claridad: «la remoción, relleno, trasplante, poda, o cualquier obra o actividad que afecte la integridad del flujo hidrológico del manglar; del ecosistema y su zona de influencia; de su productividad natural; de la capacidad de carga natural del ecosistema para los proyectos turísticos; de las zonas de anidación, reproducción, refugio, alimentación y alevinaje; o bien de las interacciones entre el manglar, los ríos, la duna, la zona marítima adyacente y los corales, o que provoque cambios en las características y servicios ecológicos».

Ya desde 2013, el entonces presidente de la Asociación Mexicana de Desarrolladores Turísticos había señalado el interés de sus tropas por eliminar este Artículo de la LGVS, con el apoyo de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados. Afortunadamente no pudieron. Pero no parece haber sido necesaria la remoción del Artículo para que incumplieran la legislación vigente y continuaran destruyendo lo poco de manglar que queda en Cancún (menos del 40% respecto del original antes de su construcción a partir de 1974).

La importancia actual y estratégica de los manglares es un hecho científicamente conocido y demostrado. Pero estamos a la merced de políticos y empresarios charlatanes. Intereses de lucro de corto plazo de Homo stupidus contra intereses estratégicos de largo plazo de Homo sapiens. CONABIO ha desarrollado un Sistema de Monitoreo de los Manglares de México (SMMM: www.biodiversidad.gob.mx/ecosistemas/manglares2013/smmm.html). ¡Utilícese y aplíquese!

Sorry, the comment form is closed at this time.