No quieren que “les caiga el veinte”

josesarukan

 

No quieren que "les caiga el veinte"…

José Sarukhán Kermez  ǀǀ  El Universal  ǀǀ  15 de mayo del 2015

Hace un par de semanas, el Senado de EU votó en contra de aceptar que el cambio climático es resultado de la actividad económica humana de los últimos dos siglos y con ello evitó que se aprobaran medidas importantes en ese país para contrarrestar el calentamiento global.

En una actitud difícil de entender para cualquier cerebro medianamente analítico, tomaron esta resolución inmediatamente después de haber votado —casi unánimemente: 98 votos aprobatorios contra 1— que el cambio climático es real y no un timo como algunos senadores republicanos en el pasado argüían. La no unanimidad fue por cortesía del senador republicano de Mississippi.

Una de las “excusas” de los representantes republicanos para no tomar una posición que cada vez se vuelve más criticable e insostenible (no aceptar la existencia del cambio climático causado por la actividad humana) ha sido esconderse en la postura de decir “yo no soy científico”. Justamente en ese sentido, el presidente Obama en su discurso del Estado de la Nación en enero pasado, tocó este punto para desacreditarlo, diciendo que él tampoco era científico, pero que “conocía a muchos científicos, realmente buenos, en instituciones como la NASA o NOAA y en las mejores universidades del país, y todos esos buenos científicos están de acuerdo que nuestra actividad económica está cambiando el clima y que si no tomamos acciones decisivas, todos los efectos nocivos del cambio climático empeorarán… incluso el Pentágono afirma que el cambio climático presenta riesgos inminentes a nuestra seguridad nacional”.

Otros representantes como el senador Inhofe sostienen el absurdo argumento de que “el clima ha cambiado siempre y lo seguirá haciendo… y es inadmisible que algunas personas sean tan arrogantes que piensen que pueden cambiar el clima. La humanidad no puede cambiar el clima”.

¿Son los senadores tan limitados mentalmente que no pueden aceptar la montaña de evidencia científica y del consenso de los científicos que existe sobre las causas más importantes del cambio climático? A lo mejor algunos lo son, pero no creo que es el caso de la gran mayoría. Lo que ocurre es que esas personas tienen que adoptar esas posiciones de negacionismo —que se antoja ciego— porque para poder seguir ocupando la silla del Senado o del Congreso que ocupan, dependen del apoyo económico de la gran industria petrolera, automovilística, agroalimenticia, etcétera, que sostiene sus campañas electorales. No es que no les “caiga el veinte”: es que no quieren que les caiga.

Leer las minutas de la mencionada sesión del Senado deja la impresión de que hay un juego a valores entendidos entre los senadores, incluidos varios demócratas, por propuestas hechas por un miembro del Senado que después son votadas en contra por el mismo proponente, con la finalidad de no alcanzar los votos necesarios a veces por un solo voto. Los tres más notables contendientes a la candidatura republicana para la presidencia Rand Paul, Ted Cruz y Marco Rubio votaron en contra del texto referente a que la actividad humana es responsable del cambio climático.

A este paso, varios grupos ambientalistas celebraron que, finalmente, los representantes republicanos del Senado habían admitido que el cambio climático es real, aunque esto es algo que ya ocurrió hace alrededor de una década. La pregunta que surge una y otra vez ominosamente es ¿cuánto tiempo habrá de pasar para que se lleguen a aprobar en el Senado y el Congreso de EU medidas realmente serias que permitan que ese país, como un todo, tome un liderazgo decidido y claro para encarar el cambio climático?