Blog

Conagua: ¡2000 plazas menos!

Continúan recortes en la SEMARNAT, ahora el turno de CONAGUA

Rosalva Landa  ||  15 de febrero 2016

Al parecer hay cerca de 2000 despidos en la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Pero, más allá del número y su certeza, lo verdaderamente grave en el caso de los recortes en esta Comisión es que, “al parecer”, las trece Regiones Hidrológico-Administrativas (RHA) que cubren el territorio nacional para fines de la administración del agua, con una visión articulada —en la medida de lo posible— con las características hidrológicas del país y que hasta últimas fechas funcionaban con base en Organismos de Cuenca, quedarían reducidas a sólo seis Direcciones locales. Esto disminuiría drásticamente la importancia y la jerarquía de las consideraciones de política hídrica en el desarrollo del país.
Con algunos de los cambios estructurales que se plantean (no obstante la poca información que tenemos), se perderían:
  • el enfoque de cuenca;
  • la administración por Regiones Hidrológico-Admnistrativas;
  • varios de los avances que se habían logrado los últimos 15 años para integrar la dimensión ambiental en el quehacer del sector; y,
  • en general los avances para el fortalecimiento de la gobernanza del agua.
Los cambios en Conagua apuntan al debilitamiento sustancial de la gestión hídrica a nivel nacional y, de manera similar a lo que podría pasar en las ANP con el desmantelamiento de Conanp, los cambios podrían favorecer el deterioro de ecosistemas que hacen posible el ciclo hidrológico y la pérdida en cantidad y calidad de recursos hídricos.
Esto podría evitarse si :
  1. El sector pudiera cubrir sus responsabilidades al máximo de sus capacidades en cada RHA del país.
  2. Hubiera claridad sobre el marco legal vigente y el contenido expreso del proceso legislativo en materia de aguas nacionales, que inicia nuevos movimientos. Y
  3. Los esquemas de gobernanza blindados muy gradualmente en distintas RHA no fueran debilitados con los cambios institucionales.
Sirvan estas breves reflexiones  para que continuemos atentos al desmantelamiento de la Semarnat para favorecer proyectos “de desarrollo” que, además de la biota, afecta drásticamente a los recursos suelo, agua y aire.

Sorry, the comment form is closed at this time.